Sesiones de Reiki

Aunque Reiki es un sistema de sanación, realmente no hay que esperar a sentirse mal para recibirlo, ya que una sesión de Reiki es tan beneficiosa que, si tú estás bien, te va a ayudar también a estar mejor.
Más InformaciónPide tu cita

Durante la sesión

Si decides recibir una sesión de Reiki y nunca has probado una o nunca has escuchado hablar de ésta técnica, te sorprenderá saber que ni siquiera tendrás que quitarte la ropa cómo sucede en un masaje convencional.

Reiki es una técnica energética que no necesita ni siquiera el contacto directo con el receptor, por tanto la sesión se realiza con el paciente completamente vestido.
Se realizan con la persona tumbada cómodamente en una camilla, y se procura siempre un ambiente relajado, sereno, con tenue iluminación y música suave y relajante.
El terapeuta irá posando sus manos sobre tus principales centros energéticos (chakras), en ocasiones habrá algún contacto físico y en otras ni siquiera llegará a tocarte. El objetivo es canalizar Energía Universal hacia esos puntos clave para restablecerla, armonizarla y equilibrarla.
Durante la sesión no tienes que hacer ni pensar en nada en especial, simplemente dejarte llevar y disfrutar de las sensaciones. Incluso en muchas ocasiones llegarás a quedarte dormido o profundamente relajado.
Es posible que llegues a sentir cosquilleos, espasmos musculares involuntarios, frío y/o calor en una o varias partes del cuerpo. A veces también, a pesar de estar con los ojos cerrados, algunas personas ven colores o sienten como si se encendiera una luz.
Otras veces no se siente nada o muy poco, depende de cada persona e incluso puede variar en las diferentes sesiones con un mismo receptor. En cualquier caso Reiki va a funcionar igual y los beneficios serán los mismos.
La sesión suele durar unos 50 minutos en caso de los adultos y 25 minutos con los niños. Al finalizar la misma sentirás mucha relajación y con la sensación de haber dormido.

Después de la sesión

Durante las 24 a 48 horas después de recibir una sesión de Reiki, se produce un proceso de limpieza en nuestro cuerpo que va a permitir que se deshaga de los deshechos físicos y emocionales que acumulaba.

Al producirse eliminación de toxinas físicas puedes experimentar dolor de cabeza, diarrea, orina de color oscuro y olor más intenso y aumento de la mucosidad en nariz y garganta.
También eliminarás toxinas emocionales que se traducirán en que podrás tener más ganas de llorar, te puedes sentir más enfadado/a, puedes mostrarte más hablador de lo normal o por el contrario querrás aislarte de los demás.
Todo ello son síntomas de que tu cuerpo está sanando y aunque pueden ser un poco incómodos, no suelen durar más de uno o dos días. Una vez que hayas eliminado “lo que sobraba” te sentirás mucho mejor en todos los aspectos.

¿PORQUÉ RECIBIR REIKI?

Reiki hace despertar tú propia capacidad de auto sanación y te proporciona beneficios para tu salud física, mental y emocional.

La gran ventaja de Reiki es que todo el mundo puede recibirlo y que no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios. Al ser una técnica no invasiva se puede complementar con cualquier otro tipo de tratamiento médico convencional o natural.

Reiki Sesiones

Las sesiones sumergen al paciente en un profundo estado de relajación y paz, muy beneficioso en casos de depresión o estrés y permite profundizar más en los procesos mentales que nos mantienen atados a nuestras neurosis.

Estos son algunos, aunque hay muchísimos más, de los beneficios que te puede proporcionar Reiki:

  • Ayuda a minimizar o eliminar los niveles de estrés y ansiedad
  • Si padeces insomnio, empezarás a dormir mejor
  • Ayuda en los procesos depresivos
  • Refuerza tu sistema inmunológico para combatir virus y bacterias
  • Ayuda en procesos de enfermedad a la recuperación del paciente
  • Te ayuda en la concentración
  • En el caso de adicciones, del tipo que sean, te ayuda a deshacerte de ellas
  • Mejora tus dolores musculares y articulares
  • Te ayuda a que la recuperación de lesiones musculares y óseas sea más rápida
  • Refuerza tu autoestima
  • Te ayuda ver la vida de otro color, tus pensamientos se volverán más positivos
  • Te proporciona claridad mental, tu mente deja de estar tan “embotada”
  • Mejora tus relaciones con los demás y contigo mismo.

Aunque Reiki es un sistema de sanación, realmente no hay que esperar a sentirse mal para recibirlo, ya que una sesión de Reiki es tan beneficiosa que, si tú estás bien, te va a ayudar también a estar mejor.

Opiniones sobre Sesiones de Reiki Boadilla

Habia oido hablar del Reiki, pero nunca me habian hecho.
Un dia fui a una sesión con Lola, sin ninguna expectativa, sin saber que es lo que iba a sentir. Salí de la sesión con una sensación de paz.
Lola, es una mujer que da calma, estar en sus manos es una maravilla.
Me ayudo mucho con el estrés , afrontando las cosas con más optimismo. Gracias Lola!!

L. G.

Increíble, una de las mejores experiencias de mi vida, os lo recomiendo 100 %, desde el primer momento se nota un cambio en la forma de pensar, una paz y un cambio muy intenso en la toma de decisiones, en como tomarte la vida y como gestionarla. Lo que más me ha cambiado sin duda es en la sensación de tranquilidad con la que afronto ahora mi trabajo, el estrés del día a día, la sensación de llegar a casa irritado, cansado. Y muy importante, mi familia también lo nota.

Muchas gracias Lola por haberme ayudado, eres una maestra fantástica.

D. P.

Decirte que la sesión de Reiki,mi primera y de momento única,fue una maravilla.
El estado de relajación al que conseguiste que llegara fue increíble…mira que a mí me cuesta mucho relajarme y no controlar….
Los dos cursos de nivel 1 y 2 han sido muy sencillos y claros. Ahora solo me falta seguir practicando cada día cosa que de momento hago,y espero mantener y ampliar con el tiempo.

Tienes tanta y tan buena energía y crees tanto en ello, que lo transmites genial.

C. R.

Reiki es algo que se siente, no se puede transmitir ni explicar con palabras hasta que no lo experimentas en ti misma. En mi caso me ha servido para abrir mi mente a nuevas posibilidades, para sentir un mayor amor hacia mi misma y hacia los que me rodean, y para ver la vida de una manera mucho más optimista aprendiendo a relativizar los problemas y obstáculos para así conseguir ser realmente feliz en el momento presente.

P. M.