Lola Castillejos

Maestra de Reiki Usui federada , experta en nutrición natural y holística, coach psico-bioenergético diplomada por APTN-COFENAT, masajista Kobido, masajista de técnica Metamórfica, practicante de Reiki Karuna, testadora de Flores de Bach y monitora de meditación.

Estoy felizmente casada desde hace muchos años y tengo dos hijos ya mayorcitos que adoro y a los que les encanta que me dedique a ayudar a otras personas.

Acerca de mi

Hace unos 12 años empecé a cuestionarme muchas cosas de mi misma, cuándo sufrí lo que podríamos llamar “La Noche Oscura del Alma”.

Trabajaba como responsable comercial en una empresa y en ese momento me quedé sin trabajo. Me empecé a sentir triste, con ansiedad, falta de ilusión y la autoestima por los suelos y todos los aspectos de mi vida empezaron a tambalearse. Siempre he sido una persona con mucha fortaleza, pero por algún motivo aquello me desestabilizó mucho.

No tardaron en venir también los dolorcillos y alteraciones físicas, dolores de cabeza, de estómago, mareos, contracturas… y después de muchas consultas y pruebas médicas, resulta que todo ello era producto de la somatización que estaba haciendo por mi estado de ánimo.

Recuerdo el día que tenía una contractura en el cuello con la que llevaba muchos días y alguien me ofreció hacerme una sesión de Reiki. Yo había escuchado acerca de ello, pero no sabía realmente lo que era. La sesión fue increíble porque noté mucha liberación emocional y por las sensaciones que me produjo y me sentí muy aliviada después de ella, como si me hubiera quitado un peso de encima. Y lo mejor de todo es que dos días después, la contractura había desaparecido.

Y por la causalidad que tiene la vida, al poco tiempo conocí al maestro de Reiki que me enseñó a utilizarlo. Desde que comencé a tratarme con Reiki a mi misma muchas cosas cambiaron en mí. Me deshice de muchos miedos, me sentía más feliz, empecé a quererme, empezaron a desaparecer las alteraciones físicas y todos los aspectos de mi vida se armonizaron.

Decidí entonces que si Reiki me había ayudado a mí, también podía hacerlo con otras personas y por ello completé mi formación en Reiki y comencé a tratar y a enseñar a otras personas. A día de hoy es mi trabajo, el mejor trabajo del mundo que he conocido gracias a aquella “crisis” que pasé.

La verdad es que al final te das cuenta de que lo peor que creías que te había pasado, al final se convierte en lo mejor.
A lo largo de estos años he completado mi formación como Coach en Gestión Vital, que me permite dar un apoyo extra a la persona en su proceso de sanación, y Experta en Nutrición Natural y Holística. También utilizo otras técnicas como el Masaje Kobido, la Técnica Metamórfica o las Flores de Bach.

El camino Reiki, es un bonito camino en el que haces grandes descubrimientos personales y que te lleva a ver la vida con otros ojos. Me siento muy agradecida con la vida y feliz de poder dedicarme a ayudar a otras personas a que también lleguen a ser más felices.

Namasté